1974: La Posesión de Altair, atractiva oscuridad pero con vicios hollywoodenses

6 abril 2017 en Cine, Destacado por Ángel Caballero

Etiquetas: , , , ,

En una solitaria casa en medio del bosque, unos recién casados graban sus días en pareja. Hasta que se dan cuenta de lo poco que se conocen y la tragedia que a ella atormenta.

Así se desarrolla La Posesión de Altair1974, si no necesitas que te digan las cosas con palitos y bolitas), película de terror hecha en México pero de calidad internacional, no por nada ha ganado tanto reconocimiento en festivales del género, tales como Sitges y Mórbido.

Y aunque 1974 tiene unos primeros 15 minutos fabulosos, por intrigantes, oscuros y atractivos, poco a poco le pasa lo que a otra de sus hermanas latinoamericanas Ataúd Blanco: El Juego Diabólico [parece ser que subtitular lo que no debería ser subtitulado es una maldición hispana heredada], se olvidan del guión y se pasa a los recursos baratos de cine hollywoodense; efectos innecesarios, gritos estridentes y camarazos gratuitos.

Hay demasiados cortes, que siguen la “lógica” norteamericana de que como son tomas en primera persona (tipo El Proyecto de la Bruja de Blair o Cloverfield)) el guión no debe de tener una lógica razonable, sino al aventón. Logrando que el hilo argumental se pierda fácilmente… si es que lo hay.

Desde que Manuel y Altair no investigan por qué una enorme parvada se azota, se estrellan y mueren alrededor de su hogar, el guión pierde la credibilidad que pudo haber hecho de 1974 uno de los documentos fílmicos más importantes en la historia cinematográfica de nuestro país.

Sin embargo, todo lo anterior no deberá ser impedimento para que La Posesión de Altair se convierta en una las cintas de terror más adoradas, mejor aun si eres un fiel amante del género; puesto que es un magnífico relato, dentro de su categoría, cuya aportación más memorable es que no sigue una posesión satánica sino “angelical”.

Además de su diseño de arte y actuaciones, que no caen en lo risible o patético.

DÁNDOLE VIDA 1974 (LA POSESIÓN DE ALTAIR)
La ópera prima de Victor Dryere surgió poco después de que sus abuelos le habían recomendado ver la boda de sus padres en un proyector, la cual estaba grabada en Super-8 (milímetros de ancho que mide ese celuloide), en el cual encontró ciertos aspectos tenebrosos que no sabía explicar pero se lo transmitían. Desde entonces, se preguntó si alguna vez podría hacer una cinta de terror en ese formato.

“Los rollos sólo duran dos minutos y medio, la cámara no indica cuando se acaba, así que tenía que estar muy atento a los sonidos que hacía para parar las grabaciones”, cuenta en conferencia de prensa este joven director.

Pero esos no fueron los únicos inconvenientes de 1974 (así se presentó en el pasado Mórbido Fest y que con su llegada a cines comerciales, gracias a Cinépolis Distribución, se le antepone La Posesión de Altair); puesto que cuando acabaron de filmar, Dryere no escuchaba su obra como el la quería; por lo que mucho después tuvimos que doblarla en un estudio de grabación profesional.

Lo cual fue otra piedra en el largo camino que esta película ha vivido, pero que poco a poco han podido superar. A tal punto que en su trailer ya hay comentarios de que la película “se ve como las de Pedrito Fernández”, aspecto que le causa mucho orgullo y satisfacción a Victor porque esa era su idea original.

Por su parte Diana Bovio, quien da vida a la poseída, asevera que durante los primeros días de grabación estaba muy nerviosa, pensaba que no iba a poder actuar pero la tranquilizaron y todo surgió de forma natural. “Y me desmostré que no nada más puedo hacer reír”, cuenta la también encargada de la comedia en Televisa.

El productor de La Posesión de Altair, Pablo Guisa, asegura que el público mexicano está más que listo para cintas de terror hechas aquí; “Siempre y cuando haya cine mexicano honesto, el público se la cree. Antes era muy fácil engañar a la gente, hoy en día eso se acabó.

“Ya hemos hecho todo lo necesario, por nuestra parte, para hacer un buen terror. De todo lo demás se encargará el público”, finaliza el también director de Mórbido Fest.

Texto y Fotos: Ángel Caballero
Stills: Cortesías

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *