Noche de Reyes, el legendario William Shakespeare en delirante cabaret

Viola y Sebastián (Sofía Sisniega y Antonio Alcántara, respectivamente) son dos hermanos que viajan en barco, pero al naufragar por las costas de Iliria, se separarán y se creerán muertos el uno al otro.

Así da inicio una historia que probablemente sea también una de las comedias más complejas de William Shakespeare. De hecho, algunos académicos consideran Noche de Reyes como su despedida del género, puesto que después de ésta, se adentró en lo más oscuro de la condición humana a través de sus tragedias.

Noche de Reyes aborda el tema de las deducciones equívocas en la identidad sexual que hacemos sobre los demás cuando ni siquiera pre-juzgamos, sólo juzgamos. También la obra puede leerse como una evolución de la comedias en las que el autor ahondaba en los elementos mágicos y misteriosos, aspectos que inclusive hoy en abordan el cine y las series de televisión más trascendentes.

Todo esto sobre un vestuario tan peculiar como perfectamente atinado, que combinado con la musicalizacion, tipo balkan gypsy folk, logran una espléndida sincronización. Pero que no podría ser tan divertido, ingenioso y atractivo sin su magnífico elenco.

Orsino, interpretado por Salvador Petrola, es una combinación tan peculiar (algo así como una ‘Diva del Pop’/Marilyn Manson), que pese a todas sus extravagancias es interesante, pues su locura y pasión aunque podrían parecer exageradas, son honestas.

Caso muy semejante al de la dama que adora con tanta vehemencia: Olivia (tan sensual como divertida Majo Pérez). Una muy curiosa femme fatale; pues mientras que de su boca no salen más que quejas y exigencias banales, su atuendo y movimientos corporales son altamente sugestivos. Pero basta la presencia andrógina de Viola (Sisniega), para dejar atrás su pose de arrogancia y sucumbir a sus deseos más básicos, animales e inconscientemente homosexuales.

Adriana Montes de Oca interpretado al/el bufón Fiestas, logra una interpretación magnífica al abarcar el canto, la actuación y el baile de manera ejemplar. Pues al igual que lo hace por separado, lo combina o hace todo al mismo. Es un ir y venir constante que ella seguramente “padece” cual maratón.

Sir Toby (Pablo Chemor), María/Antonio (Jacobo Lieberman) y Sir Andrew (José Ponce) forman un trío nada ejemplar, por sus estados de embriaguez constantes, pero sí sumamente divertidos debido, principalmente, a que esos grados etílicos son muy semejantes a los estados de enamoramiento que ellos y otros personajes vive/padecen.

Aunado al hecho de que Chemor, Lieberman y Ponce forman un excelso trío que, en un principio, con un piano, una batería básica y un acordeón, dan la bienvenida musical a esta Noche de Reyes. Y conforme transcurren los minutos van, vienen y hasta cambian de instrumentos musicales para darle la debida ambientación a las etapas dramáticas y pícaras a la obra.

Malvolio, encarnado por el maestro Carlos Aragón, ofrece una excelsa personificación de un ser lamentable por engreído, pero que súbitamente debido al amor que siempre ha tenido por Olivia y que creerá correspondido, se transformará en un pan de Dios que se columpia por las nubes cual quinceañera.

A final de cuentas, y entre tantas confusiones, podremos aprender, como escribió el Bardo de Avon, que si no tomamos las balas de cañón como dardos, cualquier circunstancia social, amorosa, cultural y hasta familiar, nos hundirá en lo más profundo del abismo.

Por: Ángel Caballero (@AngelReject)
Fotos: Cortesía



Noche de Reyes 
se presentará del 3 de marzo al 7 de mayo. Todos los viernes (20:30), sábados (18:00 y 20:30) y domingos (18:00 horas) en el Foro Shakespeare (Zamora 7, Colonia Condesa, Delegación Cuauhtémoc, 06140)

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *